Cuando una definición de la Real Academia ampara el insulto

Etiquetas:

Ilustración de Santiago Ogazón

Sabido es el uso y abuso de los términos “autismo” o “autista” no sólo asociados a connotaciones negativas, sino también con el ánimo de descalificar e incluso insultar a otras personas. Soy madre de un chavalote de siete años que tiene autismo. Mi hijo me demuestra cada día sus sentimientos. Nos lo pasamos pipa juntos: jugamos, interactuamos, conversamos… Y como todos, tenemos nuestros buenos y malos momentos.

El autismo es un síndrome y abarca un amplio espectro, con personas más afectadas que otras. Pero ninguna de ellas están aisladas en otro mundo y sus esfuerzos por comunicarse –con o sin lenguaje- son merecedores de todo el respeto. Son luchadores natos.

Por eso es muy triste leer y escuchar una y otra vez “fulanito es autista”, “este gobierno es autista” o “el autismo de menganito” para referirse a personas que no hacen su trabajo, que no escuchan, que mangonean, que… En fin, que con esos usos del término “autismo” no pretenden precisamente definir cualidades.

Somos muchísimas las personas (familias, profesionales, asociaciones) quienes enviamos cartas o dejamos mensajes al cuerpo de una noticia cada vez que se produce ese abuso. En ocasiones, y de antemano GRACIAS cuando el sentido común se impone, logramos la reflexión e incluso la rectificación. Pero ¡ay, madre!, con la Real Academia de la Lengua hemos topado, y nos tiran metafóricamente el diccionario a la cabeza con su desfasada definición de autismo.

Ayer mismo, el periódico de Aragón titulaba “Agapito, autista e irrespetuoso”, seguido de la frase: “El uso de según qué palabras en boca de según qué personas puede resultar incluso ofensivo”. Buena paradoja, ¿verdad? Dejamos comentarios. Aparte de que algún lector nos envió a capar ornitorrincos a nosedónde, otros tiraron de diccionario para justificar el titular.

Un buen golpe. Y cómo duele:

- Repliegue patológico de la personalidad sobre sí misma.
- Síndrome infantil caracterizado por la incapacidad congénita de establecer contacto verbal y afectivo con las personas y por la necesidad de mantener absolutamente estable su entorno.
- En psiquiatría, síntoma esquizofrénico que consiste en referir a la propia persona todo cuanto acontece a su alrededor.

Sí, habéis leído bien.

- Lo patológico es algo referido a una enfermedad. Y el autismo es un síndrome, un trastorno del desarrollo, pero no una enfermedad (ver nuestro dossier de prensa, que también enviamos a la RAE, por cierto)

- En cuanto a “la incapacidad de establecer contacto verbal y afectivo con las personas” ya no es sólo falso y una barbaridad, sino que asienta un mito que provoca el rechazo de la sociedad hacia las personas con autismo, además de contribuir a su discriminación.

- Y se lucen con el “síntoma esquizofrénico”: la Organización Mundial de la Salud en 1994 sacó al autismo de la categoría de esquizofrenia, pasando a formar parte de otra categoría llamada Trastornos de inicio en la infancia, la niñez o la adolescencia. Sin embargo la RAE después de 17 años sigue definiéndolo como un tipo de esquizofrenia.

El hecho de que la RAE siga manteniendo estas definiciones provoca un daño innecesario. De este definición terrible que en nada se ajusta a la realidad del autismo se sirven muchas de las personas que siguen utilizando el término “autismo” para descalificar. Insulto a golpe de diccionario. 

No quiero pensar el día en que mi hijo abra el diccionario y lea esa definición. Tampoco deseo imaginarme que lea un periódico y se encuentre con que muchos –demasiados- utilizan su condición para descalificar a otras personas.

CAMPAÑA INICIADA A FINALES DE 2009

A finales del 2009 iniciamos una campaña con envío masivo de cartas a la RAE (ver AQUÍ) para que modificara la definción de “autismo” que aparece en su diccionario. La RAE nos contestó que modificarían la definición, aunque lleva su tiempo. El tiempo pasa, no modifican e incluso en Internet aparece como “término modificado” pero igualito que antes.

Ahora hemos reactivado la campaña. Hoy mismo, Melisa, una  de las integrantes de Acciones contra los mitos del autismo se ha puesto en contacto con el responsable de comunicación y le ha comentado que ya hay una nueva definición de autismo aprobada en España que aún debe recibir el visto bueno de las 21 academias de América Latina y Filipinas. Esa nueva definición lleva, efectivamente, dos años gestándose. Pero la siguiente edición del diccionario, con el término revidsado será en 2014. Y aunque en la versión en Internet hay revisiones cada dos años aproximadamente, en la última no se ha incluido y hasta 2014 no veremos esa nueva acepción en RAE.es. (Ver información AQUÍ)

Sí, en 2014.

¿Cuatro años más escuchando insultos amparados por el diccionario de la RAE?
¿Y cuál es la nueva acepción que darán al término “autimo? – puede que mañana lo sepamos, y lo adelantaremos.

En fin, entre todos estamos buscando preparar una definición de “autismo” ajustada a la realidad para enviar la RAE. Estamos buscando la colaboración de AETAPI y de las asociaciones de autismo también.

Y en breve os informaremos de los pasos que vamos a seguir con la campaña.

Unidos tenemos más fuerza.

GRACIAS. Tu difusión es importante también.

DIFUSIÓN:
Madre reciente - 20 minutos
Federación Autismo Madrid
ASPAU
Madre reciente - 20 minutos
ASPERCAN - Asociación Asperger Islas Canarias
Autismo Diario
Madre reciente - 20 minutos